Hogar luminoso

Cómo optimizar el uso de la luz

Existe la luz artificial y la luz natural y, si eres inteligente, te interesará conocer cómo aprovecharlas al máximo para hacer un consumo eficiente de la energía y, así, ahorrar. Por eso, en en este artículo nos hemos propuesto darte una serie de claves o consejos para que puedas sacarle el máximo partido a la luz en tu casa (tanto artificial como natural). ¡Vamos allá!

Luz natural

En lo que se refiere a la luz del Sol, son varias las maneras de sacarle partido; para empezar, hay que decir que la luz solar resalta los colores de nuestros muebles y elementos decorativos y los embellece, con lo que un buen aprovechamiento de la misma supondrá sin duda grandes ventajas para nuestra casa. Así, una de los ‘trucos’ para sacarle más partido es comprar muebles y objetos decorativos de colores claros, así como pintar las paredes de esta gama de colores, pues reflejan la luz que entra por las ventas y aportan luminosidad al lugar.

Por otro lado, una buena elección de cortinas también será importante para aprovechar la luz natural. Por eso, desde Blogenergía te recomendamos las cortinas dobles, que son más estrechas y de colores más claros en la parte más cercana al cristal de la ventana, y más oscuras y opacas en la más lejana. Este invento nos permitirá ajustar la cantidad de luz natural que entra a nuestro hogar.

Otro buen invento, aunque aún no muy popular, para aprovechar mejor la luz exterior son las ventanas interiores; esos grandes ventanales que solemos ver en chalets o en urbanizaciones privadas. Estas ventanas permiten que la luz entre de manera más directa a nuestra casa.

Otro aspecto importante a tener en cuenta tiene que ver con los muebles: los muebles bajos permiten que la luz natural se expanda con mayor facilidad por todos los rincones de nuestra casa y, si además sonde colores claros, la optimización de la luz natural será máxima.

Por último, conviene recordar que existen lámparas solares que, como su nombre indica, se recargan durante el día recibiendo los rayos del Sol y nos dan luz por la noche sin hacer uso de la energía eléctrica artificial. Sin duda, una gran opción para optimizar el uso de la luz solar en nuestra casa.

Luz artificial

En cuanto a la luz artificial, hay muchas maneras de conseguir que el ahorro energético sea notable. Primero, podrías empezar por echar mano de los consejos que te hemos enumerado en el apartado anterior para optimizar el uso de la luz natural y, así, no tener que utilizar tanta luz artificial. En todo caso, habrá ocasiones en las que te veas obligado a utilizar la luz artificial, por lo que te recomendamos que utilices bombillas fluocompactas (pueden llegar a ahorrar hasta un 90% de energía), bombillas LED (de mayor vida útil y menor gasto de energía) y halógenos ECO (el doble de vida útil que las bombillas normales y gastan un poco menos de energía).

Además, es importante que apagues todos los dispositivos electrónicos de tu hogar cuando te vayas de viaje o vayas estar sin pasar por casa durante largos períodos de tiempo. Y, en la misma línea, deberás aprender a utilizar los electrodomésticos de manera más eficiente; escoger los programas fríos de la lavadora; ajustar de manera inteligente la temperatura de la nevera; utilizar vitrocerámica en la cocina; mantener el horno bien cerrado mientras esté en funcionamiento; activar el ‘modo ahorro’ en las impresoras… Son trucos que, cuando los pongas en práctica, notarás una considerable bajada en tu factura de la luz mensual. 

Por último, es muy aconsejable que revises tu contrato de luz, pues es posible que tengas contratada una cantidad de potencia energética al año que no necesitas, y eso puede hacerte estar pagando más dinero innecesariamente. Tenlo en cuenta, porque cada 1,10 Kw (kilovatios) de potencia utilizados suponen alrededor de 50€ más en tu factura.