energia solar

Energía solar: pros y contras

La energía solar es, en esencia, aquella forma de energía que se consigue a partir de los rayos que provienen del Sol, y lo cierto es que su uso es cada vez más popular en los hogares españoles pues ofrece numerosas ventajas como, por ejemplo, que se trata de una energía renovable y, por lo tanto, respetuosa con el medio ambiente. Pero, como cualquier otra forma de energía, la solar también presenta sus propias desventajas particulares. En este artículo, entonces, desde Blogenergía vamos a explicarte cuáles son las principales ventajas y desventajas de la energía solar. ¿Te interesa? Pues lee con atención porque, ¡empezamos!

Pros del uso de energía solar

Entres las principales ventajas de la energía solar, podemos mencionar, como ya hemos adelantado en la introducción, que se trata de una forma de energía renovable, verde y respetuosa con el medio ambiente. Además, no producen ningún tipo de gas de efecto invernadero ni contaminan el agua, y también es sostenible.

Por otro lado, la energía solar es capaz de producir energía eléctrica sin necesidad de contar con una instalación eléctrica, simplemente colocando un par de placas o paneles solares. Estos paneles, por cierto, resultan bastante económicos de mantener y su instalación puede llevarse a cabo de manera rápida y sencilla.

Además, hay que decir que si utilizamos la energía solar como fuente de electricidad en nuestra casa se verá reducida sobremanera la factura de la luz a final de mes, por lo que, además, conseguiremos ahorrar.

También hay que decir que la energía solar es una energía global, pues puede hacerse uso de ella en la gran mayoría de rincones del mundo; siempre que de el sol, claro.

Otra gran ventaja de esta forma de energía es que, con ella, no se desperdicia ni un solo vatio de electricidad, pues los nuevos y revolucionarios medidores de energía de doble dirección envían de vuelta a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) toda aquella energía eléctrica que no se haya aprovechado en un hogar.

Además, hay que decir que multitud de países del mundo ofrecen a sus ciudadanos ciertas ventajas y subvenciones por hacer uso de la energía solar en sus hogares, pues han tomado consciencia de las ventajas que supone.

Por otro lado, cabe destacar también que se trata de una forma de energía que no produce ningún tipo de sonido, ni durante su producción ni en ningún otro momento y que, además, requiere poco mantenimiento y revisiones.

Contras del uso de energía solar

Entre las principales desventajas del uso de energía solar, podemos decir, primero, que la instalación de paneles solares en el hogar probablemente requiera de una inversión inicial bastante alta, motivo por el cual muchas familias se echan para atrás en su decisión en muchas ocasiones. Sin embargo, se trata de una inversión que, a medio-largo plazo, saldrá rentable seguro.

Los paneles solares, por su parte, requieren de cierta cantidad de espacio para ser colocados en la fachada y, además, requieren de la realización de obras y reformas para ser instalados, y aún no son capaces de ofrecer una eficiencia energética plena. Y, por otro lado, hay que decir que la instalación de placas de Sol produce cierta cantidad de emisiones CO2.

Otro de los grandes inconvenientes de la energía solar es que no resulta una forma de energía totalmente independiente; es decir, en los días que el sol brille por su ausencia y las nubes tapen la mayor parte del cielo, el proceso de producción de electricidad a través de las placas solares absorbiendo los rayos de Sol y las células fotovoltaicas puede dificultarse sobremanera. Además, por la noche este proceso se detiene por completo, por lo que, si queremos seguir haciendo uso de la energía eléctrica, deberemos contar con fuentes de energía alternativas en nuestra casa.

En definitiva…

En definitiva, se trata de una forma de energía renovable y respetuosa con el medio ambiente y, aunque requiere de una inversión inicial elevada para la instalación de placas solares en nuestra casa, sale rentable a medio-largo plazo. La energía solar, entonces, representa el presente y futuro.