Ventajas del Gas Natural como Fuente de Energía

El gas natural es un hidrocarburo mezcla de varios gases ligeros de origen natural. Se compone de metano, dióxido de carbono, nitrógeno, ácido sulfhídrico y/o helio, y lo cierto es que su uso ha ido creciendo de manera exponencial hasta llegar a convertirse en una de las fuentes de energía más utilizadas tanto en los hogares como en las fábricas. Así, desde Blogenergía te traemos este artículo en el que te explicaremos las razones principales de este auge del gas natural, enumerando sus principales ventajas respecto a otras fuentes de energía. ¡Vamos allá!

El gas natural es menos contaminante que otras fuentes de energía. Lo cierto es que el gas natural contamina mucho menos que el resto de fuentes de energía. Contamina, por ejemplo, hasta un 30% menos que el petróleo y hasta un 45% menos que el carbón. Además, produce menos SO2 (dióxido de azufre, también conocido como “lluvia ácida”).

Es capaz de producir hidrógeno. El gas natural tiene una potencia hasta tres veces superior a la de la gasolina y, por eso, es muchas veces utilizado como combustible de cohetes espaciales. Además de eso, es una de las formás más eficaces de producir hidrógeno en este momento.

Es una energía renovable. El gas natural, si se utiliza en su forma de biogás (también llamado “gas de los pantanos”, el biogás es una forma de gas combustible generado en entornos naturales), se convierte en una fuente renovable de energía. Lamentablemente, en el mundo de hoy la mayoría de gas que se utiliza en hogares o en la industria es de origen fósil y, por tanto, no es renovable pero, según los especialistas en la materia, al gas natural de origen fósil no le quedan más de 60 años de vida. 

Sirve para todo tipo de aparatos domésticos o de fabricación. Aparatos de refrigeración, aparatos calefactores, cocinas, fuentes… El gas natural es muy versátil y sirve para dar energía a todo tipo de aparatos y, además, es posible utilizarlo en varios de estos aparatos al mismo tiempo. Por otro lado, el gas natural es un gran productor de energía eléctrica, por lo que se convierte en un óptimo sustituto de el diésel o la gasolina, y se utiliza para fabricar todo tipo de objetos y materiales como plásticos, fertilizantes, pinturas, etc.

Tiene mucho potencial para producir calor. Esta forma de gas puede llegar a ser capaz de producir hasta más de 10kWh/Nm3.

Es fácilmente transportable. La formá más utilizada para transportar el gas natural son los gasoductos, tuberías de kilómetros de longitud que atraviesan países e incluso cruzan fronteras entre continentes (la de Europa y Asia, por ejemplo) para hacer correr el gas, pero también se puede transportar vía acuática mediante barcos petroleros. Así, distribuir el gas natural desde las plantas de producción se convierte en una tarea sencilla y, sobretodo, más barata que las de sus competidoras más directas. 

Goza de un precio capaz de hacer frente a otras fuentes de energía. Tiene un precio medio competitivo capaz de mirar frente a frente a otras formas de combustible similares y, aunque su precio está ligado al precio del crudo, no suele sufrir demasiados cambios. De hecho, puede decirse que, en muchos casos, es incluso más barato, pues goza de un precio menor que el resto de los combustibles fósiles y que la misma electricidad como fuente de energía.

Utilizarlo es sencillo para el usuario. Es fácil acceder al gas natural, ya que su canalización tiene lugar incluso en el lugar  de utilización. Para utilizarlo, será necesario disponer de una válvula y/o grifo que, al accionarla, nos proporcione el gas. Además, a día de hoy ya hay multitud de técnicos disponibles para la instalación y mantenimiento del gas natural en tu hogar. 

Las fugas del gas natural tienen un menor impacto ambiental. Estas emisiones se pierden con facilidad en la atmósfera, pues el gas natural es aún más ligero que el aire.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *