Los fallos más frecuentes de las calderas domésticas y cómo solucionarlos

La caldera es probablemente uno de los aparatos más importantes de una casa, pues, de estropearse o sufrir algún fallo que imposibilite utilizarla, nos quedaremos sin poder realizar un gran cantidad de tareas básicas de nuestro hogar como ducharnos con agua caliente o encender el termostato en invierno. Por eso, hoy desde Blogenergía te traemos este artículo en el que te explicaremos cuáles son los problemas más comunes que suele dar la caldera y cómo ponerles solución. ¡Empezamos!

Hay una fuga

Cuando una caldera sufre una fuga y comienza a gotear agua, lo más probable es que se deba a la fractura de algún mecanismo interno. Si pasa esto, lo más recomendable es que acudamos a los servicios de un fontanero y no intentemos arreglar el problema por cuenta propia (si desconocemos del tema, claro), pues las consecuencias podrían ser mucho peores. Si la ruptura se encuentra en algún punto cercano a las tuberías de la caldera, lo mas probable es que estas se hayan desgastado a causa de la corrosión o que, directamente, la instalación no hay sido totalmente profesional. Dicho esto, no lo dudes; si tu caldera sufre una fuga, llama a un profesional.

La calefacción se apaga de repente

Si la calefacción de tu casa deja de funcionar de manera repentina, es probable que el problema se encuentre en la bomba de recirculación de la misma. La función principal de la bomba de recirculación de la calefacción es la de garantizar la salida de agua caliente, así como minimizar al máximo el desperdicio de agua. Cuando la bomba se bloquea (suele ocurrir a comienzo de la temporada de invierno), se bloquea también la tubería que permite el flujo de agua caliente, por lo que, para solucionar el problema, será necesario desmontar la caldera. Y, de nuevo, desde Blogenergía te recomendamos que acudas a un profesional para que se encargue del error.

En la misma línea, la sonda de temperatura también suele dar muchos problemas. Este dispositivo se encarga de transmitir de un lugar a otro la temperatura de la caldera y, si falla, no podrás ajustar la temperatura del agua.

La salida de humos está obstruida

Puedes verificar si este problema es real en el panel electrónico de la caldera. El CO (monóxido de carbono) no sale por la chimenea o por el conducto de salida de humos, por lo que se bloquea el encendido de la caldera. Las razones para que esto suceda pueden ser varias, así que desde Blogtarifas te recomendamos, de nuevo, que llames a un servicio de reparación que se encargue de forma inmediata de limpiar la salida de humos para que pueda expulsar correctamente el monóxido de carbono.

Fuerte olor a gas

Si estás percibiendo un fuerte olor a gas en tu casa proveniente de la caldera, lo más probable es que esta sufra algún tipo de avería y/o fuga en sus componentes internos. Esto es peligroso por un motivo principal: si no desconectas la caldera, es posible que, si se enciende una chispa, la caldera explote y, con ella, tú y todo lo que hay en tu casa. Por eso, desconecta el aparato y llama a un profesional que pueda resolver el problema. Cabe destacar que este es el problema relacionado con la caldera de gas más urgente que vamos a mencionar en este artículo. Tenlo en cuenta.

Ruidos provenientes de la caldera

Si escuchas ruidos raros provenientes del interior de la caldera, se puede deber a que la bomba de recirculación haya sufrido alguna avería o a que la presión del agua esté en niveles mínimos. Sea como sea, deberás prestar atención a la clase de sonido que estás escuchando. ¿Es un ruido parecido al de un rozamiento? ¿O quizá es más parecido a un silbido? ¿O a un gorgoteo? Identifica el tipo de ruido que emite tu caldera y comunícaselo a un profesional, pues dependiendo del ruido estaremos hablando de fallos diferentes en la caldera.