Peligro: bombillas de bajo consumo ¿Qué hacer si se nos rompe una?

Hace menos de veinte años atrás, todos teníamos en casa las típicas bombillas incandescentes que oscilaban como en una película de terror cuando el flujo eléctrico disminuía. También recordaremos esas bombillas por las decenas de veces en las que nos hemos quemado la mano mientras las cambiábamos, o por todas las ocasiones en las que hemos acabado enojados porque se resbaló de nuestras manos y acabó hecha añicos en el suelo. 

Hasta que «en el cielo se hizo la luz», y apareció la tecnología LED, primero en los adornos navideños, y luego en todos los aparatos de iluminación para el hogar, empresas, alumbrado público, etc. Desde entonces, al parecer, no era necesario preocuparse más por una bombilla que se recalienta ni por la contaminación del medio ambiente. 

Sin embargo, aunque las bombillas LED son ecoamigables y tienen mayor duración, también su precio en el mercado es mayor comparado a otras; esta razón es la principal por la cual, aún muchas personas eligen las bombillas de bajo consumo. Si tú eres una de esas personas y no sabes qué hacer cuando se rompe una o quizás has estado haciendo algo indebido, en este artículo te contaremos exactamente cómo actuar para evitar un accidente con las bombillas de bajo consumo.

¿Cómo deshacerse de ella?  

Las bombillas de bajo consumo distribuyen mejor el calor, aunque se recalientan entre un 15% a 25%, además, contienen un gas que contiene de 3 a 6 mg de mercurio, cantidad suficiente para catalogarla como tóxica. Sin embargo, algunas investigaciones han demostrado que la mayoría de bombillas solo contiene 3.5 mg de mercurio gaseoso, así que no representarían un peligro para la salud, a menos que se rompan. 

Además, la vida útil de estas bombillas es de cinco años si es que se encienden solo por 3 horas al día. Una vez que han cumplido con su función, también deben tomarse medidas de seguridad para desecharlas.

¿Qué hacer si se nos rompe una bombilla de bajo consumo?

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), recomienda seguir los siguientes pasos en caso de que se nos rompa accidentalmente una bombilla de bajo consumo:

  1. Retirar a las personas y animales de la habitación o espacio donde haya ocurrido el accidente. 
  2. Despejar las vías de ventilación, comúnmente serán las ventanas de las habitaciones, por al menos 10 minutos; para una mejor circulación del aire, debe verificarse que el aire acondicionado esté apagado.
  3. Para recoger las partes de la bombilla es necesario utilizar un cartón o toalla húmeda desechable, nunca con la escoba o aspiradora – mucho cuidado de no entrar en contacto directo, y menos cortarse. Si deseas ser más precavido, también puedes usar guantes, pero deberás deshacerte de ellos luego de recoger todo.  
  4. Colocar los restos en una bolsa resistente – de preferencia usa una caja para que nadie más esté expuesto a lastimarse – junto al cartón o toalla que se usó para limpiar. 
  5. Finalmente, llevar la bolsa hasta el punto indicado donde se recogen los fluorescentes para ser reciclados. 

Recuerda, nunca debes mezclar las bombillas de bajo consumo con el resto de basura. Sé responsable con tu salud, la de otros y con el medio ambiente en general. 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *