¿Necesito una tarifa con discriminación horaria de Gas y Luz?

La tarifa con discriminación horaria es una manera inteligente de ahorrar considerablemente al momento de contratar tu tarifa eléctrica, pero depende, en primer lugar, de que se entienda el sentido de la discriminación horaria, y en segundo lugar, de que se maneje el tema de manera táctica para aprovechar tal horario, para que la contratación de una tarifa con discriminación horaria se refleje de manera directa en ahorro para tu hogar.

En cuanto al primer punto, la discriminación horaria se refiere a la división, normalmente en dos horarios, para el consumo de servicios en tu hogar. Esta división se hace en una hora de consumo económico conocido como periodo u horas “valle”, que va desde las 22:00 o 23:00 horas de un día hasta las 12:00 o 13:00 horas del siguiente, es decir, un par de horas antes de medianoche hasta el mediodía, en ese horario el consumo es más económico, el resto de horas son el periodo “punta” y el costo del servicio es más costoso.

¿Cómo puedo aprovechar la tarifa de gas o luz con discriminación horaria?

Todo dependerá de tu rutina, horario de estudios o trabajo y otras variantes pero básicamente, puede decirse que si puedes mover el mayor consumo a las horas del periodo valle, ahorrarás con una tarifa con discriminación horaria.

Debes aprovechar al máximo estas horas. Por ejemplo, lavar y/o planchar toda la ropa en esas horas, e incluso, si necesitas café para la tarde, hacerlo en esa hora para que el uso de la cafetera te cargue menos a tu renta del servicio. Luego, lo colocas en un termo, y se conservará caliente. De estas formas puedes aprovechar al máximo las características de esta tarifa.

¿Cuándo la tarifa con discriminación horaria es una necesidad y cuándo no es viable?

Son casos muy específicos, pero si vives solo, o con un trabajo nocturno, y sales de casa a las 20:00 horas para llegar cansado a las 09-10:00 del día siguiente, es obvio que no te conviene mucho la tarifa. El aire acondicionado y la mayoría de los aparatos electrodomésticos de tu hogar no estarán funcionando en la hora de mayor ahorro potencial para su uso, y cuando llegues de trabajar, por lo regular estarás cansado para aprovechar un par de horas con un maratón de cocina, lavado, o secado… En definitiva, ese sería un ejemplo de cuándo NO conviene la tarifa con discriminación horaria.

Como contraparte, será muy conveniente el uso de esta tarifa si, por ejemplo, eres estudiante, tu horario de clases se inicia cerca del mediodía, y necesitas ahorrar mientras estudias tu carrera. Es una circunstancia perfecta, puesto que ahorras antes de irte a clases mientras lavas, planchas, cocinas lo que requieras, incluso pudiendo dejar la cena preparada. Al salir, la mayor parte de los aparatos electrodomésticos estarán descansando en lo que sería el horario más costoso para su uso.

En resumen, la pregunta del título solo la puede responder cada persona o familia según su caso particular, las horas en que están en casa y en las que podrían aprovecharse de alguna de las tarifas de gas y luz, o le sea (o no) viable el provecho de las mismas.  

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *