Tipos de bombillas: cuáles consumen menos

¿Alguna vez se ha cortado la corriente eléctrica en tu casa y has tenido que estudiar con la luz de una vela? Si te ha pasado, entonces vendrá a tu mente el recuerdo del dolor en los ojos y la velocidad con la que te cansaste. Si no te ha ocurrido, puedes hacer el intento y contarnos luego.

Antes de 1879, año en el que Edison mostró su bombilla eléctrica al mundo, las personas realizaban todas sus actividades con la luz de velas o lámparas de aceite, y, por supuesto, se iban a dormir temprano porque, ¿quién querría andar en medio de la oscuridad? Como verás, la bombilla es uno de los grandes inventos para la humanidad y hay mucho que deberíamos agradecerle a Edison junto a otros personajes que, incluso antes, ya habían fabricado sus propios inventos.

Desde que apareció la primera bombilla hasta la actualidad, han ocurrido muchos cambios gracias a la influencia de la tecnología – que, como ya sabes, prácticamente se encuentra hasta en la sopa -. En el artículo de hoy te contaremos cuántos tipos de bombillas existen y cuáles consumen menos, para que puedas ahorrar un poco.

Si consume menos, más para tu bolsillo

Al momento de adquirir un producto, siempre estamos buscando que cumplan la regla de las tres B: ‘bueno, bonito y barato’. Esto se puede aplicar también a las bombillas que tienes en casa, con el plus de considerar que una bombilla ‘ahorradora’, también es amigable con el medio ambiente.

A continuación, dejamos la lista de bombillas, comenzando por la que consume menos.

Bombillas LED

LED, por sus siglas en inglés, quiere decir «Diodo Emisor de Luz», se trata de un componente electrónico de dos terminales que facilita la circulación de la energía eléctrica, prescindiendo del gas que contienen las bombillas comunes. Esta característica es la que hace a las bombillas LED más amigables con el ecosistema.

Esta tecnología ha permitido tener iluminación a menor costo y de mayor duración. Una bombilla LED puede permanecer encendida hasta por 70 000 horas, aproximadamente; y su precio en el mercado es de 7 euros en promedio.

Una bombilla LED puede permanecer encendida hasta por 70.000 horas.

Bombillas de bajo consumo

Son lámparas fluorescentes compactas que no se sobrecalientan porque utilizan entre un 50% y un 80% menos de energía, y duran más, en comparación con las bombillas tradicionales y los fluorescentes en forma de tubo.

En el interior de la bombilla se encuentra un gas compuesto por 3 a 6 mg de mercurio, lo que convierte a esta bombilla en tóxica, y su reciclaje requiere medidas particulares. Su precio en el mercado es de 3,5 euros en promedio, pero – repetimos – es tóxica y, por lo tanto, nada amigable con la naturaleza.

Las bombillas de bajo consumo utilizan entre 50% a 80% menos de energía y duran más.

Bombillas incandescentes

Estas bombillas con las culpables de haberte quemado los dedos cientos de veces mientras las cambiabas. Son las más baratas del mercado, pero desperdician mucha energía por recalentarse, y también contiene un gas en el interior, lo cual la convierte en perjudicial para el medio ambiente.

Las bombillas incandescentes son las más baratas del mercado.

En la actualidad, están desapareciendo del mercado porque, si bien el precio es barato, se queman con facilidad y es necesario cambiarlas constantemente.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *